La experiencia obtenida desde la instalación de los Consejos Técnicos Escolares (CTE) en 2013 y hasta este ciclo escolar (2020-2021), es una fortaleza que convierte a los colectivos en constructores de conocimiento y posibilita visualizar a este órgano escolar desde múltiples perspectivas.