Suma por la Paz es un programa intersectorial para la prevención, atención y disminución de la violencia escolar en el cual participan:

Objetivo


El objetivo de Suma por la Paz es fortalecer y dotar a las escuelas de los niveles de educación básica de elementos y servicios para la prevención, atención y disminución de la violencia escolar.

Lo que debes saber


Datos

En el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 en su meta nacional “México con educación de calidad” establece, en su respectivo enfoque transversal, Estrategia II “Gobierno Cercano y Moderno”, entre sus líneas de acción “actualizar el marco normativo general que rige la vida de las escuelas de educación básica con el fin de que las autoridades educativas Estatales dispongan de los parámetros necesarios para regular el quehacer de los planteles, y se establezcan con claridad deberes y derechos de los maestros, padres de familia y los alumnos” y “definir estándares de gestión escolar para mejorar el desempeño de los planteles educativos”.

En el Programa Sectorial de Educación 2013-2018 se establece que la colaboración de las familias y las escuelas debe servir para el propósito de construir una convivencia pacífica basada en el respeto a los derechos humanos y la perspectiva de género. También será preciso reforzar los vínculos de las escuelas con las autoridades en materia de salud y con las que brindan asistencia prioritaria a estudiantes con problemas personales y familiares serios.

¿A quién beneficia?



¡OJO! Además del daño físico y emocional, que provoca la violencia, quienes viven en esas condiciones corren el riesgo de aprender a reaccionar con violencia, acostumbrarse a ella y a creer que es parte de la vida diaria ser maltratado, ofender a los demás o hacerles daño. Si se aprende a reaccionar con violencia, también se puede aprender a convivir de manera respetuosa, a resolver los conflictos utilizando el diálogo. Un primer paso para prevenir y manejar la violencia es aprender a reconocerla y comprender que nadie debe maltratar ni ser maltratado.

  • ¿Qué es el acoso escolar?
    Es una forma de violencia entre compañeros en la que uno o varios alumnos molestan y agreden de manera constante y repetida a uno o varios compañeros, quienes no pueden defenderse de manera efectiva y generalmente están en una posición de desventaja o inferioridad.
  • ¿Quiénes participan en situaciones de acoso escolar?
    En el acoso escolar intervienen: los agresores, las víctimas y los testigos, es decir los alumnos, docentes u otros miembros de la comunidad escolar que presencian las agresiones hacia las víctimas. Estos últimos juegan un papel muy importante pues suelen estimular las agresiones, cuando se ríen, aplauden, felicitan a los agresores o por el contrario apoyando a las víctimas, denunciando el acoso.
  • ¿Cómo se reconoce el acoso escolar?
    El acoso escolar tiene características particulares que lo distinguen de otras formas de violencia. A continuación se presentan algunas de sus características para identificarlo:
    Es acoso escolar:

    Una conducta violenta o agresiva que se repite y que se da de manera constante. Las agresiones se presentan durante un largo periodo. Es intencional. Las agresiones buscan provocar un daño. En el acoso escolar intervienen tres actores principalmente: las víctimas, los agresores y los testigos (alumnos o docentes de la escuela que observan las agresiones).

    No es acoso escolar:

    Cualquier forma de maltrato o violencia de los adultos hacia los alumnos de la escuela. Una pelea ocasional entre alumnas o alumnos. Una broma o un juego en el que los involucrados intercambian las agresiones. El uso de groserías “con sentido o permitido” entre compañeros. Las situaciones anteriores, son formas agresivas o violentas de relacionarse que pueden ocurrir en la escuela y que también requieren atención. Sin embargo, no son acoso escolar.

  • ¿Sabías que… ?
    Tienes derecho a convivir en paz, a ser tratado con respeto, a ser protegido de situaciones de riesgo, y a recibir una educación en la que aprendas a convivir, a seguir aprendiendo, a ser mejor persona cada día y a desarrollar tu potencial. Toda la comunidad escolar somos responsables para atender el acoso escolar: autoridades, directores, docentes, familias y tú.
  • Resolvemos los conflictos de forma pacífica
    Aunque no se pueden evitar, los conflictos pueden manejarse a tiempo para que las pequeñas diferencias no crezcan y se conviertan en un problema de graves consecuencias. Para ello se requiere comprender cómo surgen, se desarrollan y se resuelven los conflictos, aprender a responder sin violencia y a eliminar las actitudes que empeoran los conflictos.
  • Para resolver el conflicto:
    Lo explico de tal manera que lo entendamos todos los que estamos en el conflicto. Identifico posibles soluciones. Analizo quién gana o quién pierde con cada solución. Reconozco las actitudes y los factores que pueden ayudar a resolver el conflicto. Trato de negociar: cedo un poco y ayudo a la otra parte a que también ceda para ganar los dos. Sí creo que no podemos llegar a un acuerdo, propongo pedir ayuda para que un mediador nos ayude a resolverlo. Reviso los reglamentos y las leyes para identificar si nos pueden ayudar a resolver el conflicto. Evito usar la violencia.

“Toda la comunidad escolar somos responsables para atender el acoso escolar: autoridades, directores, docentes, familias y alumnado.”

  • ¿Qué es el acoso escolar?
    El acoso escolar es una forma de violencia entre compañeros en la que uno o varios alumnos molestan y agreden de manera constante y repetida a uno o varios compañeros, quienes no pueden defenderse de manera efectiva y generalmente están en una posición de desventaja o inferioridad. Dan Olweus define como una conducta intencionada de persecución física y/o psicológica que realiza un alumno o una alumna contra otro, al que elige como víctima de repetidos ataques, quien se encuentra en una posición de las que difícilmente puede salir por sus propios medios. (Dan Olweus, Conductas de acoso y amenaza entre escolares, Madrid, Morata, Alfaomega, 2006, pp. 17.) La violencia entre pares o acoso escolar no sólo se da dentro de la escuela. En ocasiones, fuera de ella se presentan exalumnos o jóvenes de la comunidad que agreden a los alumnos. Algunos alumnos actúan de manera violenta sin razón aparente y agreden a sus compañeros o a los docentes de manera indiscriminada. No obstante, los pleitos y las agresiones entre escolares con frecuencia se relacionan con una respuesta violenta ante los conflictos. Por ello se recomienda fortalecer la aplicación de procedimientos de mediación, negociación, arbitraje y otras formas de manejo no violento de conflictos. El acoso y maltrato entre estudiantes no es ocasional ni debe confundirse con las reacciones espontáneas y aisladas ante un conflicto entre compañeros, con las burlas y juegos rudos, ni con actos de vandalismo. Ciertas características distinguen al acoso escolar de otras formas de violencia entre escolares: se repite y prolonga durante cierto tiempo, es intencional, se realiza lejos de la vista de los adultos o en lugares con poca vigilancia, la víctima se encuentra indefensa, humillada y sometida, y se mantiene gracias a la “ley del silencio”, pues no se denuncia.
  • ¿Quiénes participan en situaciones de acoso escolar?
    En el acoso escolar intervienen: los agresores, las víctimas y los testigos, es decir los alumnos, docentes u otros miembros de la comunidad escolar que presencian las agresiones hacia las víctimas. Estos últimos juegan un papel muy importante pues suelen estimular las agresiones, cuando se ríen, aplauden, felicitan a los agresores o por el contrario apoyando a las víctimas, denunciando el acoso.
  • ¿Cómo se reconoce el acoso escolar?
    El acoso escolar tiene características particulares que lo distinguen de otras formas de violencia. A continuación se presentan algunas de sus características para identificarlo:
    Es acoso escolar:

    Una conducta violenta o agresiva que se repite y que se da de manera constante. Las agresiones se presentan durante un largo periodo. Es intencional. Las agresiones buscan provocar un daño. En el acoso escolar intervienen tres actores principalmente: las víctimas, los agresores y los testigos (alumnos o docentes de la escuela que observan las agresiones).

    No es acoso escolar:

    Cualquier forma de maltrato o violencia de los adultos hacia los alumnos de la escuela. Una pelea ocasional entre alumnas o alumnos. Una broma o un juego en el que los involucrados intercambian las agresiones. El uso de groserías “con sentido o permitido” entre compañeros. Las situaciones anteriores, son formas agresivas o violentas de relacionarse que pueden ocurrir en la escuela y que también requieren atención. Sin embargo, no son acoso escolar.

  • ¿Sabías que… ?
    Tienes derecho a convivir en paz, a ser tratado con respeto, a ser protegido de situaciones de riesgo, y a recibir una educación en la que aprendas a convivir, a seguir aprendiendo, a ser mejor persona cada día y a desarrollar tu potencial. Toda la comunidad escolar somos responsables para atender el acoso escolar: autoridades, directores, docentes, familias y tú.
  • Resolvemos los conflictos de forma pacífica
    Aunque no se pueden evitar, los conflictos pueden manejarse a tiempo para que las pequeñas diferencias no crezcan y se conviertan en un problema de graves consecuencias. Para ello se requiere comprender cómo surgen, se desarrollan y se resuelven los conflictos, aprender a responder sin violencia y a eliminar las actitudes que empeoran los conflictos.
  • Para resolver el conflicto:
    Lo explico de tal manera que lo entendamos todos los que estamos en el conflicto. Identifico posibles soluciones. Analizo quién gana o quién pierde con cada solución. Reconozco las actitudes y los factores que pueden ayudar a resolver el conflicto. Trato de negociar: cedo un poco y ayudo a la otra parte a que también ceda para ganar los dos. Sí creo que no podemos llegar a un acuerdo, propongo pedir ayuda para que un mediador nos ayude a resolverlo. Reviso los reglamentos y las leyes para identificar si nos pueden ayudar a resolver el conflicto. Evito usar la violencia.

“En la comunidad educativa todos somos responsables de atender el acoso escolar: autoridades, directores, docentes, familias y alumnado.”

  • ¿Qué es el acoso escolar?
    Es una forma de violencia entre compañeros en la que uno o varios alumnos molestan y agreden de manera constante y repetida a uno o varios compañeros, quienes no pueden defenderse de manera efectiva y generalmente están en una posición de desventaja o inferioridad. El acoso escolar puede causar daños físicos, sociales o emocionales en quienes lo sufren. Los estudiantes que son víctimas de acoso escolar no suelen defenderse, al principio creen que ignorando a sus agresores, el acoso se detendrá. Tampoco suelen decir a sus padres y maestros que están siendo acosados por temor. Por ello es necesario generar en la familia apertura para que los hijos nos cuenten lo que ocurre en la escuela e intervenir para detenerlo.
  • ¿Quiénes participan en situaciones de acoso escolar?
    En el acoso escolar intervienen: los agresores, las víctimas y los testigos, es decir los alumnos, docentes u otros miembros de la comunidad escolar que presencian las agresiones hacia las víctimas. Estos últimos juegan un papel muy importante pues suelen estimular las agresiones, cuando se ríen, aplauden, felicitan a los agresores o por el contrario apoyando a las víctimas, denunciando el acoso.
  • ¿Cómo se reconoce el acoso escolar?
    El acoso escolar tiene características particulares que lo distinguen de otras formas de violencia. A continuación se presentan algunas de sus características para identificarlo:
    Es acoso escolar:

    Es una conducta violenta o agresiva que se repite y que se da de manera constante.
    Las agresiones se presentan durante un largo periodo.
    Es intencional. Las agresiones buscan provocar un daño.
    En el acoso escolar intervienen tres actores principalmente: las víctimas, los agresores y los testigos (alumnos o docentes de la escuela que observan las agresiones).

    No es acoso escolar:

    Cualquier forma de maltrato o violencia de los adultos hacia los alumnos de la escuela.
    Una pelea ocasional entre alumnas o alumnos.
    Una broma o un juego en el que los involucrados intercambian las agresiones.
    El uso de groserías “consentido o permitido” entre compañeros.
    Las situaciones anteriores, son formas agresivas o violentas de relacionarse que pueden ocurrir en la escuela y que también requieren atención. Sin embargo, no son acoso escolar.

    La colaboración entre la familia y la escuela:

    Los hijos son reflejo de los padres por eso reconocemos que es en el hogar donde aprenden a convivir y a comportarse de acuerdo a ciertos valores que la familia le ha transmitido. Pero la familia no es la única responsable de formar a los niños y las niñas para que desarrollen su potencial y puedan ser personas de bien. Familia y escuela comparten la responsabilidad de educar a la infancia. Uniendo esfuerzos se puede prevenir y corregir las faltas de respeto y el comportamiento violento de niñas, niños y adolescentes. Para detectar y atender los problemas de indisciplina, vandalismo y otras formas de violencia, las familias deben colaborar directamente con la escuela de sus hijos y participar en las actividades realizadas por el Consejo Escolar de Participación Social a través del comité para el desaliento de las prácticas que generan violencia entre pares.

    Algunas señales de que su hijo vive acoso en la escuela pueden ser:

    Le hacen bromas pesadas con frecuencia; le han puesto apodos ofensivos o que lo hacen sentir mal; constantemente lo ponen en ridículo o se burlan de él o de ella.
    Siempre pierde sus libros, su dinero y otras cosas, o se las rompen o esconden; o bien, pide dinero extra o lo roba para contentar a sus agresores.
    No le gusta salir al recreo, busca quedarse cerca del profesor o de otros adultos.
    Seguido llega con moretones, heridas, cortadas, arañazos o llega con la ropa rota.
    Cuando tiene que hablar delante de los demás en la clase se siente inseguro, tiene miedo y se pone muy nerviosa o nervioso.
    Otros niños o niñas escriben ofensas en sus cuadernos, se los rayan o se los rompen.
    Casi siempre está triste y preocupado.
    No tiene amigos, nunca o casi nunca lo invitan a fiestas y hace los trabajos en equipo solo. En la escuela dice que está solo todo el tiempo.
    Cuenta que uno o varios niños lo empujan, le pegan.
    Tiene miedo de ir a la escuela, ha perdido el interés por el trabajo escolar y ha bajado sus calificaciones.
    Si lleva comida a la escuela, pide cosas extra o que no le gustan.
    Va y viene de la escuela por rutas distintas.

  • ¿Qué hacer si mi hijo vive acoso escolar?

    Reconozcan que tienen un problema.

    Platiquen para saber qué está pasando, si es necesario hable con sus amigos, maestros, amigos y familiares.
    Reconozcan juntos que enfrentan un problema. El acoso y la violencia entre compañeros.
    No es algo normal. No se debe justificar con la idea de que "los niños son crueles".
    Mantenga la calma. No se asuste ni se enoje, pero tampoco le haga sentir que es un asunto sin importancia.

    De seguridad a sus hijos.

    Hágalo sentir que su familia lo protege, que puede confiar en usted y hablar de lo que le pasa.
    Deje que se desahogue. No lo juzgue, ni interrumpa su relato con reclamos como ¿Por qué te dejas?
    Mantenga la calma y no exagere. Si ve que usted está demasiado preocupado se puede asustar.
    Hágale sentir que usted le puede ayudar y que lo protegerá.
    Ayúdele a comprender que aunque no se haya defendido, NO ES CULPABLE de lo que sucede.
    Ayúdelo a comprender que es una persona valiosa y tiene derecho a ser respetado.

    Proteja a sus hijos y trate de resolver el problema.

    No evada el problema con comentarios como "no te preocupes, estás exagerando" o con promesas de cambiarlo de escuela. Si no se enfrenta el problema, el acoso escolar lo seguirá a donde vaya.
    Evite la violencia. No recomiende "pégale más fuerte" o que busque venganza. Motívelo a que juntos buscarán una solución solicitando apoyo a los maestros o especialistas. Recuerde que lo importante no es callar, si no actuar.
    Acuda a la escuela para hablar con las autoridades y con los maestros para solicitar que atiendan el problema entre todos.
    Si su hijo se encuentra muy lastimado, busque ayuda psicológica.

Los Tres Ejes

La prevención es la base de toda solución, por lo que los siguientes dos Consejos entran en acción: el Consejo Técnico Escolar y los Consejos Escolares de Participación Social.

En un hecho histórico, de estos Consejos surgirá por primera vez, tanto un diagnóstico escuela por escuela sobre la problemática del acoso y violencia escolar, como las alternativas de solución para prevenir, atender y disminuir los diferentes tipos de acoso y violencia.

El Consejo Técnico Escolar será el órgano máximo para definir las estrategias de enseñanza y aprendizaje de competencias para la vida y conducir la vida institucional de la escuela hacia un modelo de certificación y autogestión, que promueva en todo momento la cultura de la paz.

Los Consejos Escolares de Participación Social impulsarán la colaboración de las comunidades en las tareas educativas con la corresponsabilidad de las familias y sus asociaciones, personal docente y toda la comunidad educativa.

A partir del gran diagnóstico escuela por escuela, sobre los tipos de violencia escolar, se programarán acciones para prevenir, atender y disminuir la violencia, ya sea con los recursos que las propias escuelas cuenten, o bien, con la intervención de las instancias que inicialmente se sumaron al Programa y con las que posteriormente se vayan incorporando.

Se dotará a las escuelas de material didáctico de consulta para docentes, consejos escolares, sociedades de padres de familia y el alumnado en procesos orientados a promover la cultura de la paz. Se entregará un paquete en formato DVD con una serie de cortometrajes de concientización para exponer, prevenir, atender y disminuir el acoso y la violencia escolar. Todo bajo un lenguaje audiovisual, innovador e interactivo. Además se contará con una línea telefónica y redes sociales para la denuncia y atención de casos de acoso y violencia escolar.

Atención a escuelas en zonas o municipios con alto factor de violencia.

La información entregada por los Consejos, DRSE´S, Fiscalía General y autoridades municipales proporcionará resultados a la Secretaría de Educación.

Con estos resultados provenientes de todo el Estado, se elaborarán mapas de riesgos para atender de manera focalizada los polígonos vulnerables a través de la coordinación de las regiones del Estado, reforzando este proceso con la atención de denuncias ciudadanas y reportes de la autoridad educativa.

Atención a casos de emergencia de violencia escolar detectados o denunciados.

Sin lugar a dudas la educación, la prevención y la concientización es la prioridad de este programa, pero también tendrá una capacidad de reacción ante la detección de casos de emergencia.

Para la atención de estos casos el programa Suma por la Paz cuenta con un protocolo de atención, el cual contempla que las escuelas en las que se manifiesten casos de violencia catalogados como de atención inmediata o de emergencia, recibirá el apoyo de la o las instancias especializadas de manera inmediata.

El código de atención de emergencias se activará inmediatamente cuando existan situaciones que pongan en peligro la vida, la integridad física y psicológica de algún miembro de la comunidad escolar así como la detección de actos vandálicos, violencia reiterativa, actos de promoción, venta o consumo de drogas, portación de armas de fuego o punzocortantes, ligas con pandillas o amenazas externas que pongan en riesgo la integridad de la comunidad escolar.

Reporte en Línea

Ejemplo: 14EPR3456L | No lo conoces encuentralo AQUÍ
call 01800 SUMAPAZ (7862 729)